sábado, 2 de octubre de 2010

Morante de la puebla

Buenas tardes, hoy les vengo a hablar de un torero de los más exclusivos que podemos encontrarnos en los carteles taurinos de la actualidad.
Solo comentarles que don José Antonio Morante Camacho, natural de la Puebla del Río(Sevilla) se ha establecido como una de las figuras del toreo de referencia en los últimos tiempos. Ha tenido altibajos en su carrera, por citar las más sonadas podemos decir que ha anunciado su retirada en dos ocasiones.La primera ocurrió en 2004 tras una tarde de transmisión inerte en las Ventas, alegando en un comunicado oficial tales palabras como estas:
"pido disculpas a mi afición y a las empresas que con su esfuerzo habían contado conmigo para sus plazas, pero también pido comprensión ante una decisión tan difícil para mí. Quiero dejar claro que mi postura ha sido meditada y obligada. Siento mucho no poder explicar en estos momentos con absoluta claridad los sentimientos y motivos que me han obligado a tomar esta decisión".

El segundo episodio en las negras crónicas del matador llegaría en 2007, más concretamente después de la Feria de Abril y la Corrida de la Beneficencia, últimas veces que se le vio vestido de luces en esa temporada , la cual estuvo marcada por un vaivén de luces y sombras que oscilaron desde los momentos más felices, como la designación de apoderamiento en la persona de Rafael de Paula, hasta los más amargos, como fue la ruptura con este mismo apoderado por desacuerdos en la elección de los toros que debía lidiar.

Menos mal que el que nace torero muere siendo torero y no es capaz de estar mucho tiempo sin rodearse de el mundo taurino y en este caso, volvió a anunciar su vuelta a los ruedos para el día de Reyes del año 2008 en la plaza Monumental de Méjico, en un mano a mano con Rodolfo Rodrigez "el Pana". Esta corrida prometió estampas de las que solo se ven una vez desde su comienzo. Ya en el paseillo se produjo la tan afamada anécdota del puro, que no fue otra cosa sino que el maestro Rodolfo Rodrigez invitó a don José Antonio a salir al paseillo con un puro en la mano(cosa muy común en los toreros antiguos), lo cual  Morante no rehusó un segundo, considerándolo un gran gesto por parte del mejicano al que tiene en alta estima. Toda la corrida estuvo marcada por momentos irrepetibles y finalizó con dos orejas y apertura de la Puerta Grande.

De ahí hasta ahora ha sabido interpretar el toreo como solo los tocados por la mano de Dios lo hacen, porque solo los que entienden el arte del toreo como el predominio absoluto de la pureza sobre el albero pueden transmitir realmente el duende que llevan dentro a las frías piedras de la grada. Es una cosa simple, que se tiene o no se tiene, es inútil querer aparentar y absurdo intentar imitarla. Ese intento solo provoca en los que de verdad entienden la tauromaquia un rechazo y un desprecio que es el que muchos toreros sin valor han sufrido en carnes tarde tras tarde.
Por favor les rogaría que no confundiesen el término anteriormente descrito con una bronca, porque no hay nada que se acerque más al error.Si un torero de verdad, de los puros, recibe una bronca esta no hará más que motivarlo, hacerlo sentirse torero aún más y alentar en su interior el instinto de superación que poseen solo los grandes.En cambio, si esta tiene como objetivo a un torero del tres al cuarto , le hará repetir este ridículo en corridas posteriores, puesto que querrá enmendar su error y lo que hará será hacerlo más latente si cabe.
Es Morante de estos toreros poseedores del duende, de los que es capaz de con un simple pase o incluso con un gesto ganarse a la plaza entera, pero eso solo es posible si se tiene el arte y se sabe entender, sino es como un día dijo el maestro Rafael Guerra "Guerrita" en una de su s famosas frases :"Lo que no pue sé no pue sé y ademá es imposible"; pues eso mismo digo yo maestro... que el duende se lleva o no se lleva , y ya no hay más que hablar.
Buenas tardes y un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario